martes, 8 de marzo de 2011

Aquello que se desvaneció en tus manos


Solía tener una sonrisa en el rostro desde el primer día que la conocí
Solía sonreírme siempre cada vez de mil maneras al atardecer
Sus manos entregaban caricias desde lejos hasta aquí
Y yo me perdía en recuerdo muy lejos de ti

Acababa con toda ira sumergiéndose en mis ojos
Acababa con toda penumbra con el brillo de sus ojos
Se llevaba mi alegría entre sus manos
Me sentía cada día más a su lado

Llenaba de colores por donde alguna vez caminamos
Y justificaba su presencia en mi regazo
No entendía mi silencio, imitando a un ermitaño
Tus ojos no presentían que te estaba haciendo daño

Aparecías en mi ventana cuando la rozaba el alba
Apareciste en mis bolsillos alguna madrugada
Es que era tan fácil mirarte
Y esperar a pensarte…

Tu mirada iluminaba mis lugares oscuros
Y yo no me di cuenta que te llegué a querer
Y con todo esto, es un honor conocerte
Y que sepas que intenté de todo para no llegarte a perder….


Por que las lágrimas se mezclan con el viento y llegan a mis manos