jueves, 1 de diciembre de 2011

Ciudad Maldita

Calles sucias, malolientes, sombrías, carente de esperanza, que abriga desdichas y sombras que se deslizan entre basurales y callejones, acurrucan sus cabezas antes de cada esquina. Ya nadie deja en cada paso sus ideales pues se volverían agrios, frívolos y morirían al primer paso; las puertas se cierran con tanta premura. ¡Ladrones!, ¡ladrones!, se oye de distintos lados, ellos merodean en derredor de siluetas bendecidas con un sueldo mínimo, renegando del inepto gobierno incapaz de subir ese mísero salario en un 50% más, hasta ya discutían de sus probabilidades de la casa propia si ese beneficio se lo concedieran a sus ocasionales desafortunados clientes.

Él gasta la suela de sus únicas zapatillas, lleva un polo estampado con la figura de su héroe que dizque vendrá a salvarlo cada vez que su padrastro lo golpea por no traer monedas a casa, un pantalón deportivo con unos agujeros en las rodillas, su carita llena de tristezas impropias a su edad, a veces pasa sus antebrazos por sus mejillas y su frente intentando desarraigar las penas que lo aquejan… Él no sabe de un futuro compasivo ni de navidades que aún guarda en sus bolsillos, se sabe todos los discursos emitidos por los candidatos presidenciales donde siente que es mencionado más de una vez; malditas calles para nosotros, cálidas calles para él.

Piensa en su día a día, pues el tiempo no le da para concentrarse en el pasado, ni un segundo; combis, cousters, luz roja, iglesias, todos son buenos lugares donde se ubican potenciales compradores, todos tienen la marca del cliente A-1, según su estudio de mercado la desdichada crisis no afectará la economía de los clientes y la casa propia para el puede ser posible si es que no aprende las mañas de los congresistas, odia las marchas radicales que aparte de destrozar todo a su paso no le consumen sus productos, aunque no puede negar que le gusta escabullirse en medio de estas para sentirse parte de la horda, pero el no reclama derecho ni presupuesto del estado, no quiere la posibilidad de que el presidente salga a la puerta de Palacio de Gobierno para comprarle toda el paquete de dulces… pero despierta y se dice ¡basta de pensamientos cojudos!, mientras se pierde entre la gente que viene y va en Jirón de la Unión.

Le gusta el caminar a su cerro, se divierte en las escaleras amarillas que lo conducen a su morada; tembloroso, aturdido, conservador, de izquierda, independiente, del centro, fundamentalista, católico, miedoso, socialista, comunista, liberal, de derecha, extremista, lloroso en cada paso pues la venta no ha sido tan buena aunque era domingo, no hay fruto en sus bolsillos, con sueños que casi se marchitan al volver cada día a su pobreza, sus pequeños ideales de una familia normal ya están destruidos, lo único que conoce es la pobreza demócrata de cubre todo ese cerro, donde él se siente con un Inka en su imperio y los faithes son sus más fieles esbirros.

Tararea en una canción lo poco que le queda de alegría, alegría que es gastada en cada venta hecha a personas raras, desconocidas, tal vez hasta dementes.

Lleva en su frente un mágico beso devotamente dado por su madre por las mañanas; la rutina de desarraigar el temor de su sien lo consume llenándolo de tensión a su corta edad haciéndolo continuar con su silencioso llanto.

Tararea una vez más esa canción… ya casi llega a su casa, cuenta las monedas dentro de sus bolsillo, aprieta los dientes, se muerde los labios, se limpia la frente, ahora silba la canción, sus miedos se acurrucan dentro de si, exige a su fe, piensa en su padrastro, lo maldice; se encuentra tembloroso en una acostumbrada oración le pide a Dios que el súper héroe de su polo cobre vida y ya de una vez por todas lo venga a salvar…

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Mentiroso

Yo era café de las mañanas amargo y sutil
flor de primavera hasta que te pude encontrar
cambiaste mi lienzo por una esfera
me dibujaste palomas de cristal
que añicos llegaron a mi corazón
y lentamente lo hicieron sangrar
yo era reina de mis fantasías y cuentos
contigo todo se volvía real, lo podría lograr
sembraste susurros en mis oídos
para que a nadie más pudiera escuchar
recorriste mi piel con dulzura
me ignorabas cuando me veías llorar
tú eras la persona en quien más creía
sol de medianoche para hacerme soñar
caballero que me venía a rescatar
ingenua, testaruda, sabía que jamás me querrías
tus palabras me elevaban,
me acariciabas solo para lastimarme mas
devota de tus mensajes de texto
que después de lo conseguido
ya no llegaban a mi celular
acongojada desesperada en mi atril
impaciente por tus letras de amor
no tuviste piedad de mis lágrimas…
Sé que de mi amor te alimentabas
como alma vagabunda en la oscuridad
así perdida caminaba con dificultad
no tuviste reparo de verme triste tantas veces
de adorarte sin entregarme nada más
te busque tantas veces sin hallarte
destruiste mi mundo de colores
incendiaste mi alma sin piedad
apresándome en mi misma
con barrotes y susurros de ilusión
me dejaste sola y desdichada
implorando por un beso tuyo
que me vuelva a dar aliento
mentiroso mío, mentiroso.. me rompiste el corazón…

lunes, 3 de octubre de 2011

Si el tiempo se llevara en las manos...

Si el tiempo se llevara en las manos,
si de recuerdos se hiciera un respiro; en una rosa,
en una gota de lluvia te haría una alcoba
para que sueñes; bajaría la mirada con desgano,
te abrazaría con ansiedad, te susurraría al oído
lo que le devolvería al tiempo por contemplarte una vez más...
Las yemas de los dedos no son impermeables ni nunca lo serán,
Las lágrimas se impregnan en la mejilla,
Intenta mil veces volver a recorrer el mismo tiempo
y nada se consigue.
Cuando vuelves la mirada, ya no intento recordar
La voluntad de hacer nuevos tiempos, de escribir sin argumento
De olvidarte por las noches y quererte en las mañanas
Ni cuesta ser el mismo como costó hacerte una distancia
Eres una sonrisa... que mengua el daño que uno causa.
Si el tiempo se llevara en las manos...
Las abriría lentamente para verte regresar.

Si el tiempo se llevara en las manos,
Si con lágrimas crecerían las rosas; en un valle.
En un trozo de luna te haría descansar
Para que creas; tu mirada me hace estremecer,
Te besaría muy apasionado, te acariciaría el rostro,
Lo que le devolvería al tiempo por una mirada que invente un ayer…
Las excusas ni los lamentos remiendan las grietas ni nunca lo harán,
Las sonrisas se impregnan en la piel,
Intento mil veces concentrarme en el presente
Y tú no me sigues.
Cuando te buscan mis ojos, ya no quieres mi atención
La desdicha de contemplarte cada día, de saber que es un invento
De sonreírte con el alba y de perderte en la penumbra
ven a buscar tu zapato que olvidaste en mi cuento
Soledad abandonada… el perdón que espero en casa
Si el tiempo se llevará en las manos
Las abriría lentamente para verte regresar.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Mujer

Mujer, la decisión más hermosa de Dios
De tus cabellos se hicieron las flores
De tu piel la majestuosa cordillera
Mujer… eres 9 meses, una luna llena.

Mujer, con ojos de niña que anula inviernos
Con palabras dulces detienes el tiempo
Te suspendes en el aire con pasos pronunciados
provocas que te espere ansioso del otro lado.

Mujer, que inventas cielos en tu piel
Te dibujas alas de chalis en la espalda
Tu silencio sugerente origina un babel
Te desvistes y cubres con terciopelo tu alma.

Mujer, color de girasol y con aroma de rosas
Mejillas benditas y espalda orgullosa
Inspiración y reina de las más galantes odas
Provocas guerras, llantos y amargas afrentas.

Mujer, dueña de las más tenebrosas decisiones
Eres el tiempo de una espera que estremece
En tus manos habitan las más dulces ilusiones
Tu sonrisa calma toda ira con canciones.

Mujer, de tus lágrimas se hacen estrellas
En tus labios se fortalece mi fe
En tus oídos susurro primaveras
En el sagrario, tu vientre, tu velo, tu ser.

Mujer, la creación más hermosa de Dios
De tus senos se alimenta la tierra
En tus ojos profetizas mi vida
Mujer…eres 9 meses y una luna nueva.

martes, 2 de agosto de 2011

Cuando Bajas La Mirada

Sensación de estar en un letargo
Cobija de espinas y agujas en tu regazo
Tierra seca que se resiste al viento
Luz que se pierde entre sombras y tiempo

Sobrevives con miradas compasivas
Respiras de recuerdos y el primer día
Acurrucas tus miedos en tus lágrimas
En tus ritos de añoranzas cada día

Silencio que despierta sus preguntas
Divagas formalmente en mi ausencia
Te vistes de noche cuando el sol brilla
Sonríes y recuerdas mis cortesías

Te estremeces con el platear de la luna
Te ilusionas con olvidar algún día
Haces distancia con tus palabras
Ocultas tus heridas en mi vida

Gota dorada que irradia ternura
Ocaso de un bendito atardecer
Cúmbre de bendiciones y gloria
Girasol que me hace sonreír

Corazón en la arena, en la piedra
En el cielo estrellado, luna llena
Pasos perdidos, buscados en la orilla
Cielo estrellado, el cielo está en tus manos.

lunes, 30 de mayo de 2011

Rosa Escarlata




Hojas secas revisten tus verdades
incoloras, inpias, tan indolente
tierras nordicas se posan en mi interior
seras aurora de medianoche, no se sabra

sometida sonreiras sobre tu verdugo
desarmada. credula y prisionera
lagrima escondida en una lluvia
roza tu piel, no quita tu pena

rosa escarlata este es mi invierno
las tempestades llevan tu nombre
la nostalgica garua te aborrece
la tierra te rechaza, no te quiere

desorientada de lo importante
sin faro ni estandarte, huiras hacia la nada
te meceras tan complaciente
que olvidaras por que viniste

este desierto siempre fue tuyo
aqui floreces, te alimentas de las dunas
aqui haces un oasis, te desenfrenas
tu secreto sobrevive en mi pecho

acaricio tus espinas, no dejas que me dane
sobrevives a un beso de 6 meses
te vistes y te escondes en las noches
regresas a tu litera de mil colores

tenebrosa me escondes en tu cuerpo
me proteges de tus mentiras
te susurro que nada es para siempre
abandonada, culpable, te despojo de mi piel.

martes, 3 de mayo de 2011

Mentiras De Ensueño



¿Lo ves? me deslizo entre tinieblas
piensas que me pierdo en tus ojos
te acaricio me crees y lloras a solas
yo no intento consolarte

tu no sientes que mi corazon esta distante
te aferras, descansas en mi regazo
no hay paz que reine en tu suenos
sabes que en mi soledad no te pienso

te ilusionas, te inventas un cielo
galernas encubiertas me alejan de ti
te quedas, te hago luna y alejo a las estrellas
yo camino despistado, te doy la espalda

cabizbaja aceptas lo que hago
desdichada desconoces mis acciones
tus lagrimas sostienen mi quietud
tu amor es complice de lo que te causo

mis palabras endulzan tus oidos
las recuerdas cuando no estoy contigo
me lloras justificando mis acciones
siento nada, y no te guio a la salida

crees como si yo te salvara
no quieres alejarte sin decir que me extranas
permites que lleve a la penumbra a tu alma
usando como excusa "que me amas".

miércoles, 6 de abril de 2011

Escribe que yo te dicto: No me vallas a olvidar.

Déjame escribir sobre ti antes de que el brillo se pose en mis ojos dibujando tus recuerdos en mis pupilas, déjame que evoque tus caricias sobre el césped verde esperanzador de tus abrazos acechadores de mis demonios; déjame además que escriba sobre tu historia que las reinicie una y otra vez, quiero hacer libros de distintos colores que se asemejen poco a poco a tus dogmas que emergen de tus manos haciendo vibrar dulcemente mis palabras en tus oídos, déjame escribir con hilos de terciopelo sobre tu plateado velo que esconde tus virtudes detrás de tu sonrisa. Deja que publique ante tus ojos tu biografía no autorizada por esta mano enamorada que alguna vez delicadamente te dibujo en la superficie áspera de mi corazón, voy a utilizar flores de colores para pintar tus virtudes de niña risueña, con retazos de aurora iluminaré la parte más oscuras de tus cabellos, trazaré la parte más lúcida de tu seriedad con millones de perseidas; déjame escribir con estrellas tu propia constelación para contemplarte cada vez que me encuentro solo en alta mar, déjame representar con las olas tus momentos culturales de histeria y con el ocaso el regreso soñoliento de tu ternura; con tu aroma tallare un lápiz de el roble del olvido para escribir besos en la orilla para que la marea se los lleve hasta ti. Y yo no aprendo, ni recuerdo haber tomado clases para poder hacerte feliz, no sé si algún profesor no me quiso en su clase señalándote como mi distracción en los días de examen que clandestinamente te escribía en las últimas hojas de mis cuadernos, era difícil escabullir algún escrito hace algún tiempo hasta que las conspiraciones de este mundo atrajeron tu presencia sintiéndome usado por ese negado destino que aborrecía hasta que te conocí. Solía escribirte en aquellos días… Y ahora aún te pienso. Dame licencia para escribirte por las noches alumbrado por una vela intentado esquivar el cansancio y el desdén; sumergiéndome en los más minuciosos de todos los detalles que guardo sobre ti, deja que te describa con la yema de mis dedos en esta tierra que me sostiene, que me alimenta… Que te mantiene junto mí. Déjame que cuente los detalles de tu manera de escribir todo el tiempo que me diste que no supe percibir encerrado en este mundo en una cárcel de temor, era dulces los amaneceres cuando empezaban con tu voz; déjame que escriba tu nombre al lado de la carretera con piedras grises que brillen con el sol, tallar tu nombre en una roca, esparcir tus facciones en aquella duna resultado de las insinuaciones del viento; deja que mis manos cansadas intenten una vez más esconderte entre mi prosa para protegerte de la maldad, la penumbra inerte no te podrá alcanzar por que también escribiré de lo reluciente que se ve la casa desde que tu estas. Yo insisto soñoliento pues me siento exhausto de tanto alucinar que un día volverás con un te quiero que me hará tropezar… Otra vez insisto enamorado que te quiero contemplar cuando no estés en esta hoja que se gasta en cada línea suplicante, en cada lágrima de alegría, con tus caricias, los detalles de tus cabellos, tus nuevos jeans apretados y esos bolsillos gastados en que guardas el lápiz con el que te hice un poema que detesto tanto que me hace llorar. Déjame que escriba los detalles de un mapa antes de que puedas marchar, para que no te pierdas en el intento cuando quieras regresar… Me miras, pero tu silencio incólume limita tus sentimientos, suspiras de pronto, tomas mi mano me haces dibujar, yo te pido una vez más que me dejes escribir de tus ojos, me sonríes, me abrazas… Ya no puedo escapar; me dices: Ya vendrán nuevos días como este, recuerda que te enseñé a abrazar… Susurras en mi oído dulcemente escribe que yo te dicto… No me vallas a olvidar.

lunes, 4 de abril de 2011

Si te quedas conmigo


Prometo despertar por la mañana

Y pensarte dos veces cada segundo

Caminar raudo por la calle

Imaginando tu rostro

Quiero desearte un bonito día

Con un sms o una llamada

Poner atención en tus gestos

Para ayudarte en lo que pueda

Prometo pensar en ti en el almuerzo

Anhelar tus besos y desear un te quiero

Vigilar tus movimientos

Para que no solo sean intentos

Prometo volver a casa cada atardecer

A esperar tu hora de salida

Para correr abrazarte

Para que me dejes cuidarte

Prometo dedicarme a escucharte

Y conservar tus historias

Hablar menos y mirarte más

Tomar tu mano y dejarme llevar

Prometo decir menos tonterías

Y actuar como persona normal

Dejar mis engreimientos

Y ser tu amigo un poco más

Prometo permanecer despierto

Solo para escucharte respirar

Perderme en ese momento para siempre

Y regresar para ver tu despertar

Prometo respetarte siempre

Abrazarte más

Decir lo siento mucho

Si me vuelvo a equivocar

Prometo no aceptar mis defectos

para ser una mejor persona cada día más

Comportarme como un tonto

para escapar de tu que hacer habitual

Prometo dejarte ir

Cuando lo quieras hacer

Prometo usar correa y comprar más camisas

Prometo llevarte al sagrario y

planear para siempre tu felicidad…

martes, 8 de marzo de 2011

Aquello que se desvaneció en tus manos


Solía tener una sonrisa en el rostro desde el primer día que la conocí
Solía sonreírme siempre cada vez de mil maneras al atardecer
Sus manos entregaban caricias desde lejos hasta aquí
Y yo me perdía en recuerdo muy lejos de ti

Acababa con toda ira sumergiéndose en mis ojos
Acababa con toda penumbra con el brillo de sus ojos
Se llevaba mi alegría entre sus manos
Me sentía cada día más a su lado

Llenaba de colores por donde alguna vez caminamos
Y justificaba su presencia en mi regazo
No entendía mi silencio, imitando a un ermitaño
Tus ojos no presentían que te estaba haciendo daño

Aparecías en mi ventana cuando la rozaba el alba
Apareciste en mis bolsillos alguna madrugada
Es que era tan fácil mirarte
Y esperar a pensarte…

Tu mirada iluminaba mis lugares oscuros
Y yo no me di cuenta que te llegué a querer
Y con todo esto, es un honor conocerte
Y que sepas que intenté de todo para no llegarte a perder….


Por que las lágrimas se mezclan con el viento y llegan a mis manos